Social Icons

Tiempo de PlayOffs, tiempo de defensa

Cargando..
Y es que el juego ha sido estipulado de este modo. Es bien sabido por los seguidores de la NBA que los PlayOffs son otro juego. Mucho más intenso, de contacto, pero aun así, conservando la espectacularidad. Es el tiempo en el cual las pizarras se lucen, como ya escribí en mis anteriores artículos, y todos los componentes del equipo deben estar disponibles. Ejemplos de esto fueron los Nuggets sin Gallinari, que perdieron fuerza en su segunda línea poniendo a Chandler de titular, o los Lakers sin Kobe. Y en esto de la defensa, o en el contacto hay verdaderos especialistas, el ejemplo más claro, los Spurs de Pops. Y es que, un dato: todos lo equipos que todavía siguen en pie en PO, todos están en el TOP 10 de equipos defensivos de la liga, excepto los Spurs, que están en el puesto 11. Las defensas y el juego duro están de moda, y como más las haces, más ganas. Encabezando este ránking de tops en defensa, están los Grizzlies, la defensa por excelencia de la NBA, y muchos analistas no se han esperado en compararlo con ese magnífico equipo de la Motown de 2004, los Detroit Pistons de Billups, Hamilton, Prince, Sheed Wallace o Big Ben.

Y es que el perfil es el mismo. Un equipo duro, con jugadores comprometidos, que no dan una pelota por pérdida y que exigen el pabellón lleno hasta arriba para ayudarles a ganar. Las similitudes son bastante parecidas, ya que el backourt, puede que el mas dispar, contaba con la dupla de Billups-Hamilton en Detroit y con Conley-Allen en los Grizzlies. Puede que los Grizzlies sean más defensivos en esta zona, ya que su promedio de robos, o la calidad de su defensa sea superior a los de Detroit, aunque Billups y Hamilton sean mucho más anotadores y mejores pasadores que los de Memphis. Pero sus carencias se ven compensadas en las otras posiciones. En la posición de alero, el incombustible Tayshaun Prince, antes en Detroit, ahora en los Grizzlies. Aunque en 2004 fuera solo un Rookie, ya se ganó la confianza del entrenador, y demostró una madurez impropia para ser su primer año NBA. El tiro, el pase, la defensa, el compañerismo, lo convirtieron rápidamente en una persona de peso en el vestuario y el jugador que se sienta al lado del entrenador cuando está en el banquillo para ayudarle. Ahora, en los Grizzlies, hace lo mismo. Defendió perfectamente a Durant hasta dejarle exhausto, y si  los Grizzlies pasan de ronda y Miami también, será el encargado de defender a LeBron, como ya hiciera en RS. Aporta sabiduría a jóvenes y templanza a veteranos.


El backcourt es y fue la pieza fundamental de los Pistons y los Grizzlies. Big Ben, Sheed Wallace, Zach Randolph, Marc Gasol. Nombres mayúsculos en pasado y presente. Uno un poco mas exterior aunque con buenos fundamentos y el otro interior total. Big Ben representaba la garra del equipo, la fuerza bruta, el temperamento de todo un conjunto. Sheed, el momento clave, el Ala-Pívot que te pivota o te mete un triple en un momento, casi sin esfuerzo. Uno de los mejores interiores que ha dado la NBA. Y en los Grizzlies igual. Randolph, tirazo de media distancia, y una dedicación en el juego interior que se hace casi imposible de parar. Su perseverancia ante retos es envidiable, y su manejo del tempo del vestuario, y la motivación que transmite al resto del equipo le hace ser un líder nato. En el puesto de Pívot, la clase personificada. Tiros de todo tipo, un gran lanzamiento desde 5 o 6 metros, que obligan al pívot contrario a salir de la zona. También al no saltar cuando tira y su mecánica de tiro lo hacen casi imposible de taponar. Además, un gran trabajo en la zona lo hace ser el pívot de moda en la NBA.

Las similitudes son clarísimas, y los dos equipos, regidos por el " Work hard, Play hard", hicieron y están haciendo historia en sus respectivas franquicias.

0 comentarios:

Publicar un comentario