Social Icons

NEW YORK KNICKS - MAS PENA QUE GLORIA

Cargando..

Ahora que el equipo de la Big City, ha sido eliminado y no jugara la final de la conferencia este, es buen momento para analizar una temporada en la que se ponían muchas esperanzas de volver a la gloria en la ciudad de los rascacielos.
Una temporada regular marcada por las 54 victorias, hacía muchos años que no se veían tantas en la gran manzana, y 28 derrotas y una ilusión que se instalaba en el Garden y que ha sido un poco decepcionante en estos playoffs.
Mike Woodson ha sabido inculcar una idea, más que baloncestística, que también, ha sabido plasmar un espíritu ganador a su equipo pero ahora desde la reflexión de haber hecho una buena temporada regular y una discreta postemporada, conviene analizarla.
Los Knickerbockers, son un equipo con capacidad de mejora, practican un juego arcaico y primitivo. Basado en una defensa aguerrida y sobre todo en un ataque con aclarados para Carmelo o penetraciones y doblar el balón para un tiro de perímetro que no siempre es efectivo. Tiene trabajo Woodson, además la renovación de uno de los equipos más veterano de la liga, debe ser un hecho. Jugadores como Kidd, Martin, Prigioni o Camby. Ya están con el kilometraje desfasado para lo que se quiere de un equipo ganador. Analicemos por Lineas:
Bases: Aquí es donde se plantea el primer problema para New York, Jason Kidd, esta fundido y sus años en la liga pasaron, la que comienza puede ser la penúltima de su carrera y debe dar paso a gente más joven que pueda aportar frescura al juego del equipo. Pablo Prigioni, siendo una solución esta temporada, es otro con los días contados en Nueva York, no es seguro su concurso para la nueva temporada, con esto, Raymon Felton se queda prácticamente solo para afrontar lo que le viene encima, los Knicks, deben ir al mercado de agentes libres o al draft para conseguir un base con el que complementar al pequeño base formado en North Carolina.
Escoltas: El puesto de escolta es de los mejores cubiertos por Nueva York, Iman Shumpert y J.R.Smith, se complementan a la perfeccion, lo que le falta a uno, lo tiene el otro, el primero es fuerte, dinamico y buen defensor, y el segundo es ofensivo, y virtuoso. Bien llevados son buenos complementos para dar gloria a los Knicks.
Aleros: Carmelo Anthony, aglutina el 80% del juego ofensivo del equipo y eso debe de cambiar si Woodson quiere mejorar a estos Knicks. Debe ser mas asociativo, buscar más el pase y descansar puntualmente para obtener el máximo de una estrella de la liga como es el. Steve Novack ha sido una decepción en estos playoffs, su contrato de jugador de nivel, no se ha visto reflejado en números y debe este verano reconducir su juego, para ser el arma ofensiva que necesitan los Knicks. Chris Copeland, tendrá ofertas este verano y será difícil que Nueva York lo pueda retener.
Ala-Pivots: Amare Stoudamire, es una autentica decepción esta temporada con sueldo de estrella, se ha convertido, quizá lastrado por la lesiones, en un jugador vulgar, y la labor de rehabilitación que tiene el staff técnico, es importante. Kenyon Martin, es duda su concurso la temporada que viene porque tendrá ofertas más jugosas y puede no seguir.
Pivots: Tyson Chandler es un bastión, pieza angular de estos Knicks, basados en defensa aguerrida, pero sus desavenencias con Carmelo Anthony, puede perjudicar a la entidad, buscar un sustituto en el mercado de Agentes Libres o recuperar a Marcus Camby con contrato en vigor, no será tarea fácil.

En definitiva mucho trabajo para el General Manager, Glen Grunwald, Y para el entrenador Mike Woodson, este verano para mejorar un plantel, que teniendo mucha calidad, se ha anclado en el juego y en su defecto en la progresión del equipo.

Javier Cervantes - @RocketsSpain

0 comentarios:

Publicar un comentario